Caaveiro romantico

XXXLimagen

En la mocedad acostumbraba a recorrer sin meta la Galicia rural acompañado de un amigo, y con escaso bagaje (mochila, saco de dormir y un lata de leche condensada que por algo éramos de Pontecesures)

Uno de esos interminables viajes me debía de llevar al monasterio abandonado de Monfero

Veníamos del Norte, y tomamos una carretera que el mapa indicaba que llevaba al monasterio en 6 kms

Como era por la tarde decidimos andarlos a buen paso

Pero la meta no se acercaba. No había forma de llegar ! . Estábamos en una situación de fatiga extrema

Ya de noche entrada, debían de ser ya las 11 de la noche , llamamos a una casa al lado del camino para que nos dijeran cuanto nos quedaba

Esta moi lonxe ! .. faltan mais de 15 kms , o menos ! .

!!!!! . Imposible llegar entonces

Podemos dormir entonces na palleira  ? Mañan seguiremos ...

Dormimos a pierna suelta , en el saco de dormir sobre la amante hierba seca (otros la llaman heno), felices y arrullados por el ulular de una lechuza cercana y de un autillo

Por la mañana mientras nos lavábamos al lado del pozo, nos trajeron el desayuno: Pan con chorizo, y leche caliente en una enorme taza

No seria capaz de localizar tal sitio, pero les he quedado eternamente agradecido por su hospitalidad. Son gente que se me han quedado clavados en el alma del recuerdo

Pero por la mañana cambiamos de planes , y decidimos dirigirnos a Caaveiro que estaba mas cerca, según aquel (mentiroso) mapa

La bajada al monasterio era de órdago, pues el Euma baja la sierra de Forgoselo y se encajona de forma espectacular en sus últimos 20 Km entre laderas graníticas muy erosionadas pero de una vertiginosa inclinacion

Laderas casi verticales que se cubren con robles, avellanos, sauces, abedules, alisos, acebos y eucaliptos. Tierra de jabalies, nutrias, gatos monteses, lobos y tejones. Tierra de santas compañas

Seguíamos un viejo camino lleno de rodadas de los carros de bueyes, pero tan empinado que nos preguntábamos cuantos animales tirarían . Era una pendiente terrible

El verdín cubría las piedras desgastadas . Hacia mucho tiempo que había sido abandonado

XXXLimagenY finalmente descubrimos un monasterio abandonado, cubierto por la maleza, y repleto del romanticismo del olvido

La puesta de sol, vista desde el mirador fue esplendorosa

De pronto para joderlo, apareció una pareja. El con pantalones de pinza , de tergal, ella con zapatillas de cuña , de corcho.
Nos quedamos pasmados

Pero ellos nos informaron que había una carretera por la orilla, que acababa justo allí, y que solo había que subir una cuestecita para llegar . Y nosotros que llevábamos dos horas descendiendo por la mas profunda fraga, creíamos que perdidos del mundo !!

Era la pista que utilizaba Franco, para pescar aquí, a donde venia todos los años a pescar salmones, y la razón por la que hay varias pasarelas metálicas que cruzan el río: las pasarelas del Generalísimo

Hoy día la llegada es sencillísima, incluso hay un puente nuevo para pasar

No ver un atardecer en Caaveiro es un pecado si se anda por estas tierras de una fraga que todo lo rodea

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s