Maximino y el Carnaval Dionisiaco

Estos dias de Carnaval, frio y lluvioso, ventoso cortante me traen el recuerdo infantil de las mascaritas de mi infancia

Uno de los mayores activistas era un viejo llamado Maximino Magán, en Infesta

Un personaje mediatico diriamos hoy dia, porque no solo su vida era una epopeya, una historia fantastica y un bastante antisistema (eso toca contarlo otro dia) sino que tenia una bis comica y escenica arrolladora impropia de gente rural , y mucho menos en los años de postguerra que le toco vivir

Maximino tenia la apariencia del abuelo de Heidi , cuando yo lo conoci. Panzudo, lento de andares – era muy mayor ya entonces – siempre con una vara para apoyarse y acompañado de un perro pequeño de enormes lanas blanco y canela tan viejo y lento como el que le acompañaba siempre

Vivia Maximino con su familia. Tios y sobrinas , gente de posibles le acogian en su casa a al vejez pero mientras se vio capaz vivio en la casa paterna, en el Alto da Crus, un lugar privilegiado desde donde se contempla de un vistazo la historia de la Galicia actual: el portus romano, el astillero gelmiriano, las invasiones vikingas , las batallas del obispo contra los nordicos y el mito jacobeo pleno con la barca de piedra del Apostol incluida y a la espalda la baril historia de los resistentes de Castro Valente – todos suicidados antes de entregarse a los romanos

Maximino aun en su vejez poseia la capacidad de transformarse en Carnaval, con vecinos que unicamente conoci y recuerdo por sus apodos locales : el Liloia, el Sacristan, el Curto, el Llerena .. ponian un asno a su carro , los revestian de colchas de colores y se disfrazaban ellos . Jamas se cubrian la cara, era casi indignidad, no se ocultaban pero si se transformaban en otro ser, poseidos del dionisios personal, bebian y hacien representaciones de tocar instrumentos , que Maximino hacia con verdadera maestria, tenia una rama de un olmo (llaman aqui olmo al alamo falso) en el que ponia una boquilla de un trombon y simulaba su sonido con perfeccion y con una seriedad tal que boquiabiertos contemplabamos largo rato hasta que terminaa su concierto

Habia que andar ojo avizor porque en qualquier momento cesaban la tocata y comenzaban a repartir leña con la tralla del burro asi que convenia no ponerse cerca , porque repartian a conciencia y sin miramientos ni a que fuesemos crios ni vecinos . Bueno, esto en las mascaritas, ha sido siempre una caracteristica hasta que las amariconaron y ya las han convertido en circo para la TVG

Hecho de menos aquellos carnavales que jamas volveran y que eran el alma del frio gallego, del cocido carnavalesco y preambulo de la tarde comiendo filloas amorosas y calidas

Pero ni el tiempo transcurrido ha borrado momentos de extrema teatralidad en el Alto de Crus con una veintena de crios rodeando el carro con burro, con media docena de viejos disfrazados tocando el concierto carnavalero y dispuestos a salir como rayos porque el concierto podia transformarse en alarma

Hoy la casa de Maximino esta medio caida pero resiste en el abandono. Su memoria no ha sido ocupada porque no hay capacidad de la gente para salir de su apariencia social , de su cochecito, su casa o piso hipotecado .. de su mediocridad media (creo)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s