Sobre la invencion de la Olla Ferroviaria

Nada se sabe de quien o quienes fueron los inventores del tan curioso sistema de cocción. Posiblemente sus iniciales creadores fueron los antiguos maquinistas, fogoneros y guardafrenos del Ferrocarril Hullero de La Robla a Balmaseda-, más conocido como Ferrocarril de La Robla.

La olla ferroviaria sea el resultado lógico de numerosas variaciones a la necesidad de tener que prepararse una comida energética y caliente mientras se reparaba las vías, se conducía una locomotora de un tren minero que nunca se sabía cuando iba a llegar su destino o se esperaba en una estación, o en un páramo, a que se despejaran las vías cubiertas de nieve.

Esta comida era para toda la brigada del tren y se realizaba en las paradas intermedias del recorrido; durante los duros meses de invierno el calor de la olla les servia también de calefacción.

Inicialmente unían el serpentín de la locomotora con una vasija mediante un tubo de donde obtenían el calor para preparar sus guisos; este sistema se utilizaba en varios ferrocarriles hasta el fin del vapor. La idea derivó hasta sustituir el vapor por carbón y la olla pasó de la máquina al vagón de cola del tren, donde se cocinaba los guisos para todos los ferroviarios del convoy a la vez que les servía de calefacción.

Como Mataporquera es nudo ferroviario de dos líneas ferroviarias y, entonces, punto de reportaje de agua y carbón de las máquinas, no tardó en pasar la idea de la olla al pueblo, que la adoptó como suya, y la bautizó como olla ferroviaria

Hoy es elemento imprescindible en todas las fiestas del pueblo y no solo radica en Mataporquera, sino que se extendió por la comarca y por la región de Cantabria y por las regiones limitrofes. Actualmente se celebran concursos, degustaciones de la Olla Ferroviaria

Funcionamiento

El éxito de la olla radica en su simplicidad de uso y su escaso mantenimiento durante la cocción.

Consiste en dos recipientes concéntricos. El exterior es el hogar donde se genera el calor que envuelve al puchero interior que es donde se cuecen los alimentos. En la mayoría de los casos, se echaba los ingredientes y se dejaba hasta la hora de la comida, no se quemaba ni se pasaba la comida porque se ponía una cantidad de carbón tal que, ardiendo lentamente, primer se cocía y luego se mantenía caliente durante horas, esto ya con los últimos rescoldos de las brasas del carbón

La popularidad de este plato ha dado lugar a nombres legendarios en el buen hacer de este guiso como Antero Iglesias, Eugenio Ruiz “El Pipas”, Julián Postigo y Pedro Luís Martínez “El Chispas” que fue un gran animador de este guiso.

Un recuerdo especial merece también Francisco Alonso, “Paco Judas” para los amigos, primer presidente de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Mataporquera y gran cocinero de la olla que recomendaba que para la elaboración de este plato era necesario mucha paciencia y mucha prudencia en los condimentos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s